estudiantes de la universidad

Ventajas de estudiar la universidad

Hacer una carrera no es obligatorio, pero sí muy recomendable. Es una etapa que te marca para toda la vida. Y, por supuesto, te enriquece tanto a nivel personal como laboral. En este post vamos a contar las ventajas de ir a la universidad, que acabarán decantando la balanza de tu lado si aún tenías dudas.

estudiante de universidad

Son muchas las razones personales que pueden llevarte a matricularte en una carrera. Pero hay cuatro ventajas de ir a la universidad que destacan por encima de todas y que te contamos a continuación: formación para un mejor trabajo, independencia fuera de casa, nuevos amigos y descubrir nuevos lugares.

1. A mayor formación, mayor empleo

Aunque haya excepciones que confirmen la regla, la formación superior suele ser sinónimo de empleo de calidad. Es decir, una de las ventajas de ir a la universidad es que las profesiones a las que da acceso tienen menores tasas de paro y mayores salarios. En concreto, los sueldos de los titulados universitarios son un 57% superiores a la media y la tasa de ocupación ronda el 85% (por el 76% de los titulados de preparatoria).

De hecho, las universidades tienen acuerdos especiales con empresas estratégicas del sector. Por lo que en los últimos años de su carrera podrán realizar sus primeras experiencias profesionales y quién sabe si iniciar allí su trayectoria definitiva. Por lo tanto, bien se puede decir que el dinero y el esfuerzo que dedicas a una carrera es una inversión en tu futuro.

2. Una primera experiencia fuera de casa

Hay muchos estudiantes que tienen su facultad cerca del hogar familiar. Pero no todos tienen esa suerte… O no quieren. De hecho, es muy habitual que empezar una carrera universitaria sea también la mejor “excusa” para tener una primera experiencia fuera de casa. Y esa decisión también está llena de ventajas, entre ellas la de alcanzar el sueño de ser totalmente independiente en un nuevo alojamiento.

estudiar la universidad

Una independencia que, además, puede ser también económica si consigues estudiar y trabajar al mismo tiempo durante la carrera o, mejor aún, si consigues una beca para cubrir tus gastos durante estos años. Organizar tu propio presupuesto es una responsabilidad pero, además, es lo que realmente te dará la ansiada libertad.

3. La mejor manera de conocer gente interesante

Otra de las ventajas de ir a la universidad y, más aún, de convivir con otros estudiantes, es conocer gente. Y no cualquier gente, sino jóvenes de tu edad, con intereses similares y con las mismas ganas de hacer amigos. Puedes encontrarlos en clase, en las actividades que se realizan en la facultad o en el día a día de la residencia, donde también se organizan fiestas y otras experiencias en los espacios comunes.

Por todo ello, las amistades que se hacen durante la carrera suelen ser las más enriquecedoras y duraderas, las que más impacto dejan y las que se viven con mayor intensidad. Y a veces se convierten en algo más: ¡futuros compañeros de trabajo o, tal vez, compañeros de por vida!

4. Una oportunidad única para conocer el mundo

estudiar universidad

Entre las ventajas de las licenciaturas ejecutivas y presenciales, también se puede mencionar la de ver mundo. Y por “mundo” no sólo nos referimos a “otros países” (lo que pueden experimentar los estudiantes extranjeros que estudian aquí). Durante tus años de carrera, son muy habituales las excursiones que se organizan por la región donde te alojas, así como los viajes a otros rincones del país durante el fin de semana. Y así, podrás descubrir lugares que hasta ahora sólo habías visto en la televisión o en las redes sociales, con los mejores compañeros de viaje que podrías reclutar: tus amigos.