Mejorar la comprensión de lectura

Estrategias que puedes aplicar para mejorar tu comprensión de lectura

La comprensión de lectura es el objetivo final de la lectura. Los lectores experimentados lo dan por sentado y puede que no aprecien las habilidades de comprensión lectora necesarias. El proceso de comprensión es a la vez interactivo y estratégico. En lugar de leer pasivamente el texto, los lectores deben analizarlo, interiorizarlo y hacerlo suyo.

El desarrollo de las habilidades de comprensión de lectura es increíblemente importante para los primeros lectores, ya desde los libros ilustrados. A medida que los niños en edad escolar crecen, les ayudará a comprender libros de texto, periódicos y otros textos más complejos.

 

¿Qué puedo hacer para mejorar mi comprensión de lectura?

El proceso de comprensión de lectura comienza antes de que los niños sepan leer, cuando alguien les lee un libro ilustrado. Escuchan las palabras, ven las imágenes del libro y pueden empezar a asociar las palabras de la página con las que están escuchando y las ideas que representan.

Para aprender  estrategias de comprensión, las personas necesitan que se les enseñe, se practique y se les dé información. A continuación te contamos algunas de nuestras favoritas.

 

Utilizar conocimientos previos

Cuando las personas desde que son niños hacen una vista previa del texto, recurren a lo que ya saben y que les ayudará a comprender el texto que van a leer. Esto les proporciona un marco de referencia para cualquier información nueva que lean.

 

 

Persona leyendo

 

Identificación de la idea principal y resumen

Identificar la idea principal y resumir requiere que las personas determinen lo que es importante y lo expresen con sus propias palabras. Este proceso lleva implícito el intento de comprender el propósito del autor al escribir el texto.

 

Cuestionar

Hacer y responder preguntas sobre el texto es otra estrategia que ayuda a centrarse en el significado del texto y por ende, mejorar la comprensión de lectura. Los profesores de universidades en chalco pueden ayudar modelando tanto el proceso de hacer buenas preguntas como las estrategias para encontrar las respuestas en el texto.

 

Visualizar

Estudios han demostrado que las personas que visualizan mientras leen recuerdan mejor que los que no lo hacen. Los lectores pueden aprovechar las ilustraciones que están incrustadas en el texto o crear sus propias imágenes mentales o dibujos cuando leen un texto sin ilustraciones para así mejor su comprensión de lectura.

 

Mapas de la historia

Esta estrategia para mejorar la comprensión de lectura consiste en realizar un diagrama de la gramática del texto para así ser conscientes de los elementos que el autor utiliza para construir la historia. La gramática de la historia incluye:

  • Escenario: Cuándo y dónde se desarrolla la historia.
  • Personajes: Las personas o animales de la historia, incluido el protagonista (personaje principal), cuyas motivaciones y acciones impulsan la historia.
  • Argumento: La línea de la historia, que suele incluir uno o más problemas o conflictos que el protagonista debe abordar y resolver en última instancia.
  • Tema: La lección o idea principal que el autor quiere que los lectores extraigan de la historia. Puede ser explícita, como en las Fábulas de Esopo, o deducida por el lector.

 

 

Mujer leyendo un libro

 

 

Volver a contar

Volver a contar a una historia con tus propias palabras les obliga a analizar el contenido para determinar lo que es importante. Los profesores pueden animar a los alumnos a ir más allá de la narración literal de la historia y a sacar sus propias conclusiones sobre ella.

 

Responder  preguntas de comprensión

Plantear distintos tipos de preguntas es necesario para que puedas encontrar las respuestas de distintas maneras, por ejemplo, encontrando respuestas literales en el propio texto o recurriendo a conocimientos previos y deduciendo luego las respuestas a partir de las pistas del texto.

Texto Expositivo

El texto expositivo suele estar estructurado con pistas visuales, como los títulos y subtítulos, que proporcionan pistas claras sobre la estructura de la información. La primera frase de un párrafo también suele ser una frase temática que indica claramente de qué trata el párrafo.

El texto expositivo también suele utilizar una de las cinco estructuras textuales habituales como principio organizador:

  • Causa y efecto
  • Problema y solución
  • Comparación y contraste
  • Descripción
  • Orden temporal (secuencia de acontecimientos, acciones o pasos)

Estas estructuras puede ayudar a reconocer las relaciones entre las ideas y la intención general del texto para tener una mejor comprensión de lectura.

 


Sigue leyendo: Habilidades que te ayudarán en la universidad