estudiar y trabajar

Seis consejos para balancear trabajo y estudiar

La opción de estudio y trabajo tiene muchas ventajas, pero también conlleva retos. Prepárate para sortear los momentos difíciles y alcanzar con éxito tus objetivos. Tomar un poco de tiempo para trabajar en estos pasos te capacitará para sacar el máximo provecho de esta temporada de tu vida.

1. Explora el apoyo de tu lugar de trabajo

balance para estudiar

Puede que tu empresa sea más complaciente de lo que crees. Habla de tus objetivos de estudio, explica cómo puede mejorar tu puesto de trabajo actual y pregunta también qué tipo de apoyo puede estar disponible. Hay una gran variedad de opciones, como la formación financiada por la empresa, el permiso de estudios, el horario flexible, el trabajo compartido o la reducción de jornada. Considera también la posibilidad de obtener la aprobación para tomar tus vacaciones anuales en trozos más pequeños para cubrir los tiempos de asignación, examen o formación práctica.

2. Priorizar los compromisos

Acepta que tendrás que reordenar tus actividades y prioridades actuales. Antes de empezar a estudiar carreras en linea sep o maestrías (por dar algunos ejemplos). Ten claro cuáles son las actividades no negociables y las que debes hacer. Esto incluye reordenar los compromisos personales, familiares, laborales y sociales. Con tantas cosas en tu plato, no pasa nada por decir “no” o por reducir tu participación para poder cumplir tus objetivos.

3. Utiliza un calendario

Cuando añades los estudios a tu ya ajetreada vida, no puedes permitirte el lujo de confiar en tu memoria para no perder de vista las fechas importantes. Crea un calendario maestro que incluya los compromisos personales, profesionales y académicos para que puedas ver fácilmente dónde están tus puntos de presión. Haz que este calendario sea visible para tu familia, de modo que puedas planificar en torno a las horas punta de estudio.

estudiar y trabajo

4. Trabaja de forma más inteligente, no más dura

Cuando sea posible, utiliza tu empresa como base para las tareas o proyectos de investigación. Crea oportunidades para mostrar tus crecientes habilidades, así como para reducir el tiempo y el estrés que supone la investigación de organizaciones desconocidas. Muchos estudiantes también aprovechan las horas de la comida del trabajo para leer, investigar sobre las tareas o repasar los apuntes de los exámenes. Incluso puede encontrar tiempo para escuchar conferencias durante su viaje diario al trabajo o durante el almuerzo.

5. Gestionar los niveles de estrés y el agotamiento

El estrés es una parte inevitable del trabajo y el estudio. Es fácil aprovechar cada momento libre para estudiar, pero no es una estrategia eficaz. Si tu rendimiento laboral o tus resultados académicos empiezan a disminuir, actúa pronto. Reduce el estrés programando tiempo de relajación, de lo contrario te sentirás culpable cuando te tomes un tiempo no planificado para los amigos y la familia. Para rendir al máximo asegúrate de dormir lo suficiente, mantenerte físicamente activo y disfrutar de aficiones o actividades sociales. Si la situación laboral o familiar cambia, es posible que quieras reducir tu carga de estudio o tomarte un semestre libre para no resentirte con el estudio y rendir poco.

6. Por último, recuerda por qué lo haces

estudiar desde casa

Crea un tablero de visión o exhibe tus objetivos para que puedas verlos todos los días. Cuando empieces a sentirse abrumado, recuérdate a sí mismo por qué estás haciendo sacrificios en este periodo de tu vida. Céntrate en tus objetivos, celebra los pequeños hitos y recuerda que no va a ser así para siempre. Aunque a veces parezca abrumador, otras personas han tenido éxito, ¡Y tú también puedes! No estarías abordando el trabajo y los estudios simultáneamente si no tuvieras buenas razones.