Habilidades del mundo del arte

¿Qué habilidades buscan los empleadores del mundo del arte?

Identificar tu propio conjunto de habilidades y cualidades y saber hablar de ellas con seguridad es vital para desarrollar tu carrera en el mundo del arte.

Incluso si apenas vas a empezar o estás pensando en cambiar de carrera con más talento les puede costar articular cómo se trasladan las experiencias adquiridas hasta ahora a un lugar de trabajo en el mundo del arte, pero es importante identificar tus habilidades transferibles, desarrolladas durante tu vida profesional anterior o durante la universidad.

Para crecer profesionalmente, sin importar si formas parte de la carrera de animacion digital o de historia del arte, debes reconocer las habilidades y conocimientos que tienes, pero también debes evaluar dónde hay lagunas.

 

1. Conciencia comercial

Entender cómo funciona el mercado, los matices de la compra y la venta de arte es fundamental para operar dentro de ese panorama. Sobre todo si se trabaja en una galería comercial, por ejemplo, hay que saber cómo intermediar en una venta, a quién dirigirse y cómo mantener esa conversación.

 

 

Habilidades comerciales

 

 

2. Comunicación

El mundo del arte es un mundo social. Hay que comunicarse bien con los clientes, los colegas y el público -ya sea en reuniones cara a cara, por correo electrónico o por teléfono- y ser capaz de expresar muy claramente lo que ofrece la galería o el negocio. Un buen comunicador es también un buen oyente.

 

3. Negociación y persuasión

La negociación y la persuasión, dos habilidades muy solicitadas, se reducen a establecer fácilmente una relación con la persona con la que quieres hacer negocios. También consisten en conseguir lo que quieres como resultado de cualquier reunión o diálogo. Si eres relaciones públicas de una galería, ¿cómo vas a persuadir y negociar con los periodistas para que publiquen un artículo en su revista?

No por nada dicen que el mundo del arte es un mundo social, porque hay que comunicarse bien con los clientes, los colegas y el público.

 

4. Resolución de problemas

En todas las situaciones de trabajo, hay que estar atento a cualquier problema que surja y, cuando haya un problema, preguntarse cómo voy a encontrar una respuesta a este reto. La resolución de problemas alimenta la creatividad y el ser un pensador no lineal: a menudo la mejor solución no es la más obvia.

 

5. Trabajo en equipo

Cuando se trabaja en colaboración, hay que tener en cuenta cuál es el objetivo común y cómo se puede contribuir a conseguirlo. El trabajo en equipo conlleva todo tipo de habilidades, como escuchar activamente, trabajar por iniciativa propia, contribuir generosamente a las ideas de los demás… Presta atención a cómo las distintas personas trabajan de forma diferente: todos somos individuos.

 

 

Trabajar en equipo

 

 

6. Liderazgo

Un líder es la persona a la que se le ha dado la responsabilidad de conseguir un resultado. Un buen líder escucha. Un buen líder genera entusiasmo. Un buen líder se apropia plenamente de la tarea. Un buen líder comparte. Un buen líder es capaz de tomar decisiones con eficacia, a veces con rapidez, y puede mantener la compostura bajo presión. Un buen líder tiene la fuerza necesaria para mantenerse fiel a las decisiones que ha tomado y centrarse en el objetivo aunque se vea arrastrado en muchas direcciones diferentes.

 

7. Perseverancia y motivación

Para cumplir el compromiso de entregar el trabajo a tiempo, en la fecha prevista y dentro del presupuesto, hay que mantener el impulso y el entusiasmo. Como profesional en el mundo del arte, trabajará en un entorno dinámico. Por ejemplo, en el período previo a las presentaciones y luego a las ventas en una casa de subastas, pasan muchas cosas, por lo que poder alcanzar tus objetivos requiere mucha perseverancia.

 

 

8. Organización

Las personas metódicas son buenas organizadoras por naturaleza, pero cualquiera puede desarrollar esta habilidad: priorizar, trabajar de forma eficaz en múltiples áreas, controlando en todo momento su progreso. En el mundo del arte, cuando te encargan la tarea de enviar una obra a un coleccionista, tienes que hacerlo de forma muy organizada para asegurarte de que todas las bases están cubiertas: que la obra de arte está embalada de forma segura, que está asegurada adecuadamente y que se han completado los documentos de importación y exportación correctos.

 

9. Confianza

No hay que confundirla con la arrogancia, la confianza es tener fe en las propias capacidades. No se trata de ser exagerado y exuberante, sino de ser discretamente diligente y saber expresar tus puntos fuertes. Al principio de tu carrera, ésta es probablemente la más difícil de dominar. Eso es absolutamente aceptable. Aprovecha esta lista para reflexionar sobre lo que se te da bien y recuérdate lo que has conseguido. Puede que no te sientas una persona segura de sí misma, pero siempre debes tener confianza en tus propias capacidades profesionales para triunfar en el mundo del arte.

 


 

También puedes leer: Descubre qué es la creatividad y cuáles son los tipos que existen