El sueño en estudiantes

El sueño y dormir bien son la clave para triunfar en la universidad

El sueño es esencial para proteger la salud mental y física de un individuo, además de mejorar la calidad de vida. Sin embargo, la función del sueño no siempre ha estado clara y, hasta hace poco, se creía que la función principal era evitar la privación del sueño.

Al dormir se producen una serie de procesos importantes que favorecen el funcionamiento saludable del cerebro y la salud física en general, que son especialmente importantes para los niños, adolescentes y adultos jóvenes.

 

Función cerebral y el sueño

El sueño desempeña un papel importante en el funcionamiento del cerebro, al formar nuevas vías y procesar la información. Las investigaciones han demostrado que un sueño adecuado ayuda a mejorar la memoria y el aprendizaje, a aumentar la atención y la creatividad y a tomar decisiones.

Cuando una persona no ha dormido lo suficiente, se producen cambios físicos en el cerebro que alteran la actividad y la función del mismo. Las personas que no han dormido lo suficiente pueden tener dificultades para tomar decisiones, resolver problemas, controlar las emociones y afrontar los cambios. La falta de sueño también se asocia con la depresión, el suicidio y los comportamientos de riesgo.

 

 

El sueño y la función cerebral

 

 

La memoria

De igual manera, el sueño desempeña un papel esencial en la consolidación de la memoria y la selección de la información y los estímulos importantes recibidos a lo largo del día. Naturalmente, los individuos no recuerdan todos los detalles, sino que tienden a priorizar cierta información, debido a una conexión emocional o de otro tipo.

Se cree que dormir y soñar ayudan en el proceso de clasificación de las experiencias y los recuerdos para aislar y almacenar lo esencial o un detalle específico de la memoria.

También se cree que dormir ayuda a eliminar toxinas que se acumulan en el cerebro en el día a día. La beta-amiloide, una proteína asociada a la enfermedad de Alzheimer, es un ejemplo de una de esas toxinas. Durante el sueño, los canales del cerebro se expanden para permitir que el flujo de líquido cefalorraquídeo elimine los residuos, lo que se conoce como sistema glinfático, por su similitud con el sistema linfático.

 

La salud física y el sueño

Dormir bien también es esencial para el mantenimiento de la salud física del cuerpo, en particular para la curación y reparación de las células, como las del sistema cardiovascular.

También ayuda a mantener el equilibrio de las hormonas del cuerpo, como la grelina y la leptina, que regulan la sensación de hambre y saciedad, y es probable que explique la relación entre un sueño inadecuado y un mayor riesgo de obesidad. Otras hormonas, como la insulina, responsable de la regulación de la glucosa en la sangre, también cambian y pueden provocar un aumento del nivel de azúcar en la sangre. Por esta razón, la deficiencia crónica de sueño también se relaciona con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares, diabetes y enfermedades renales.

 

 

Rutina de sueño

 

 

Los procesos de crecimiento y desarrollo también están estrechamente relacionados con el sueño. Tener un sueño profundo desencadena la liberación de hormonas promotoras del crecimiento, que aumentan la masa muscular y reparan las células y los tejidos del cuerpo.

 

Importancia del sueño para los estudiantes

Por muy difícil que sea priorizar el sueño, las ventajas de acostarse temprano y dormir de calidad cada noche son muy reales.

Los estudiantes universitarios que priorizan dormir bien, probablemente vean una mejora en su rendimiento académico.

Si estás bien descansado, experimentarás menos somnolencia y fatiga durante el día. Puede que necesites menos cafeína para mantenerte despierto durante esas largas clases. Y también descubrirá que es más productivo, más atento a los detalles y capaz de concentrarse mejor mientras estudia.

Pero la relación entre dormir bien y el rendimiento académico va mucho más allá de la concentración y la atención. Los estudiantes que dan prioridad al sueño son más capaces de hacer frente al estrés que conlleva ser un estudiante activo.

La combinación de la falta de sueño y el estrés puede provocar trastornos mentales como la depresión, el trastorno de ansiedad generalizada e incluso el trastorno de estrés postraumático, que tendrán que ser tratados por profesionales de la carrera de psicologia.

Pero dar prioridad al sueño también puede crear un bucle de retroalimentación positiva.

Establecer un horario de sueño y una duración adecuada del mismo puede mejorar su capacidad para afrontar el estrés. Ser activo y productivo le ayudará a hacer más cosas a lo largo del día, lo que también reduce la sensación de estrés. Y cuanto menos estresado se sienta durante el día, mejor dormirá por la noche.

 


Sigue leyendo: Características que todo buen estudiante debe tener